La importancia de dormir bien

dormidoDormir bien es fundamental para nuestra salud, y no sólo eso; el buen sueño nos permite cumplir con las exigencias diarias en nuestro trabajo y vida social. Descansar es mucho más que un placer: es una necesidad para nuestro bienestar, en todos los planos de nuestra vida.

En el trabajo, la falta de buen descanso puede manifestarse de diversas maneras. Los ojos y el sentido visual se ven afectados, hipersensibles a los estímulos de la luz y a otros factores. Nuestra capacidad de lectura se ve afectada como también la concentración. En el cuerpo aparece el cansancio, la pesadez, problemas gástricos y falta de energías, lo que afecta el desempeño de las funciones del cuerpo.

Por ello, y por muchos otros factores, es importante cumplir con al menos cinco y media a seis horas diarias de sueño y descanso de corrido, para poder desempeñarte adecuadamente en todos los planos de tu vida.

Para investigar sobre esta temática tan importante, Trabajando.com realizó una encuesta a más de 4 mil trabajadores sobre las horas trabajadas, según el estudio llevado a cabo, el 41% de los encuestados le dedica entre 40 y 47 horas semanales al trabajo, mientras que un 39% más de 47 horas y un 20% menos de 40 horas.

Son varios los factores que determinan el nivel de rendimiento de una persona en sus tareas diarias y cada una tiene durante el día momentos donde produce más que otros. El 69% de los argentinos aseguró que la mañana es su momento más productivo del día, un 17% dijo que es durante la tarde, un 8% al medio día y por último un 6% de los argentinos trabajadores afirma que durante la noche es su momento más productivo del día.

A la hora de preguntarles si trabajan más horas que las acordadas por su empresa, un 36% contestó la mayoría de las veces, un 28% siempre, un 26% casi nunca y un 10% dijo que nunca lo hacía.

A continuación, Trabajando.com te entrega una lista de los problemas que puede generar no tener un buen descanso y lo que los expertos recomiendan para enfrentar el día laboral.

Los contra:
1. Cansancio extremo, donde moverse es complicado y más aún los mayores esfuerzos que demandan más energía.
2. Mal humor e irritabilidad, donde cuesta asimilar los mensajes externos, generando frustración e arrebatos.
3. Falta de concentración en todo lo que haces durante el día, repitiendo las tareas una y otra vez.
4. Fallas constantes, donde empiezas a equivocarte y a cometer errores en todo lo que haces durante el día.
Se recomienda
1. Dormir 7 u 8 horas al día, ojala siempre a las mismas horas.
2. Levantarse antes de la hora límite: es mejor irse más temprano y levantarse antes, ya que así aprovechas más la mañana, que es el momento del día en que estás más capacitado para trabajar.
3. Lee antes de dormir, ya que esto favorece el sueño.
4. Desayunar correctamente.

Pablo Molouny, gerente general de Trabajando.com Argentina, señala que “Muchos trabajadores, en especial, aquellos que son más inseguros, o que tienen un gran proyecto o grandes responsabilidades, a veces no logran descansar lo necesario, lo que hace que al día siguiente no rindan lo que en verdad debiesen.”

“Son varios los factores que pueden influir, sin embargo, lo que más afecta a la productividad de los trabajadores es la falta de un descanso adecuado, más aún si se mantiene en el tiempo. Cuando una persona tiene sueño o no ha descansado lo suficiente, es difícil que se concentre, que preste atención a lo realmente importante, que exprese bien sus ideas, entre otros, por ende, todo se hace mucho más complicado, más aún para quienes trabajan con él”, finaliza Molouny.